¿NUESTRO TENOR BARRANQUILLERO, PERDIÓ?

¿ NUESTRO TENOR BARRANQUILLERO, PERDIÓ ?

El canto lírico es alarde de  voz con registros  de altísima calidad musical, técnica, artística y estética.

El Auditorio de la U. Simón Bolívar estaba a reventar.  Supe que presentarían a Eduardo Escolar “el tenor barranquillero“. ¿Por qué perdió? Cuando cantaba en “A otro nivel” 2017, en medio de  otros cantantes y diversos géneros musicales, sentía que con 22 años de edad, no tenía posibilidad en el gusto musical popular.

Un programa musical en TV, crea un suspenso propio por la emergencia lenta de los más aventajados.  Escolar con su vocalización, melodía, ritmo, actitud, expresión…. en grupos, o en dúos: vallenato, rancheras, baladas, sobresalía profesionalmente. Además, detrás de cámaras, los demás compañeros asumían actitud de profundo reconocimiento y respeto hacia él.

Los apreciativos del jurado eran notorios. Paulina,  le avisó a su papá de que había un barranquillero concursando y que era muy bueno. Había otro barranquillero, Santrich quién ganó, demasiado bueno. Ambos autodidactas (las miradas de Santrich hacia Eduardo fueron muy dicientes).Todos  pensábamos: “ Denle los 300 millones” cuando cantó “Largo al factótum” de G. Rossini.

Todos los programas de este tipo responsabilizan al público, para que decida con votos quién debe ganar. Lógico, el público respaldó a  Eduardo y ganó 100 millones de pesos. En el siguiente programa  el público que le hizo ganador no lo apoyó.

Comentan  que Franco Londoño, Juan Esteban Escobar (eliminados del concurso) son mejores, pero mayores que él.  Se le señalan fallas respecto al acople con la pista instrumental,  entonación inadecuada para determinados pasajes, desconcentración momentánea, italiano deficiente,  actuación exagerada,  imprecisión (coloratura, vibratos, melismas y afinación). Eduardo Escolar es demasiado joven.

Al preguntársele  como gastaría los 100 millones ganados, habló de  invertirlos en “Apoyos” (técnicas para cantar con la debida estructura musical), principales problemas que enfrenta el cantante lírico. Eduardo está consciente de sus falencias y con su práctica autodidacta rigurosa, sabrá encaminarse en su aspiración musical futura. Por eso ganó.

No se puede soslayar  el aprendizaje rápido de Escolar y de nosotros como público en el concurso. Todo construyó un conocimiento en bandeja para nosotros: aprendimos lo que es una voz diferente en calidad a los géneros comunes y corrientes de nuestra cultura popular.

 

Deja tu comentario

Comentario

Deja un comentario