PEDAGOGÍA INFANTIL: DIBUJO INFANTIL (3)

ARTE INFANTIL   Vs     ARTE ADULTO

La pedagogía del Dibujo Infantil debe asimilar que los niños producen Arte, pero, no como el Arte adulto. El único arte es el de los grandes artistas reconocidos por el “campo” del arte. Entidades públicas, historiadores, estetas, críticos de arte, investigadores del arte, las ciencias sociales afines al Arte, productores de materiales e instrumentos necesarios para el arte, etc., así lo atestiguan.

Algunos pensarán que esto, es obvio: los niños producen arte. Para otros, los niños no construyen arte sino “algo” muy particular que no se puede considerar como tal. El significado y naturaleza del Dibujo Infantil, más allá del utilizamiento convencional que hacen de él (pedagogía infantil, sicología, sociología etc.) y de su relación con el código convencional de la escritura, es  tarea necesaria de aclarar.

No todos los adultos son artistas, al arte lo define su carácter minoritario y elitista: actividad de un sector que posee determinadas cualidades, con un perfeccionismo técnico y procedimental. El dibujo del niño es general y universal. Cualquier niño en condiciones adecuadas crea naturalmente, buscando  orden con solo un instrumento que efectúe grafías sobre un soporte en el que incidir. Estas dotes para crear un orden formal  le acercan a la capacidad que llamamos “artística”, pero no posee el carácter intencional ni el dominio propio del arte adulto.

No hay más que observar la atención y  satisfacción con la que el niño sigue  las grafías realizadas en el blanco del papel, por su accionar técnico, espontáneo y fortuito.

 

El niño no tiene conciencia de hacer arte pero crea dentro de las posibilidades que le permite su proceso madurativo a que está sujeto cultural y biológicamente. Sin embargo el niño es consciente de manera racional y funcional en su actividad constructiva, como también en las derivaciones narrativas posteriores. El niño elige lo que quiere contar y lo representa de acuerdo a su habilidad adquirida.

La significación originada durante el proceso de sus dibujos, no se genera como símbolo real del objeto, sino a su propio imaginar. Es anterior a la figuración (a los 9 años aprox.), donde se demuestra de un modo puro el factor estético-artístico, para el cual el niño parece tener una disposición innata y que también es característico  del Arte adulto.

El éxito de la obra artística del adulto depende de su estilo y éste, a su vez depende de una búsqueda original sujeta al contexto cultural y social del momento. En cambio el niño carece de estilo y los mecanismos expresivos de que se sirve se apoyan en un juego simbólico, entre signos e imágenes, que genera un código normalizado, a cuyas reglas el niño obedece de acuerdo al nivel  de desarrollo en que se encuentra.

El artista, desde la primera obra que realiza, se dirige a la consecución de un producto acabado y con un resultado final aceptable, un objeto de consumo cultural con un destino y destinatarios. El resultado final es el que trasmite simultáneamente los valores estéticos y artísticos.

Frente al interés del artista por el proceso resultante, encontramos al niño situado en el proceso, de manera que una vez acabado el trabajo, se desatiende de éste al punto de no reconocerlo, días después, entre trabajos de otros compañeros.

Mientras la evolución del artista está centrada,  conscientemente, en la exclusividad y originalidad con variables culturales, el lenguaje gráfico y plástico del niño ignora dichos imperativos, progresa inconscientemente con su propio desarrollo, que va desde los trazados originarios hasta una etapa de predominio perceptual: la figuración, que marca la frontera entre la infancia y la pre-adolescencia.

Las representaciones iconográficas de los niños son un complejo de significación mixto: el resultado de una construcción de la realidad, pensada y sentida que funciona  a dos niveles:

A-El niño se sirve de un código figurativo articulado que aborda situaciones puntuales y precisas (vividas o imaginadas) y con una intención comunicativa propia de un verdadero lenguaje.

B– La capacidad comunicativa viene determinada por un sustrato intraducible de forma directa, a menos que  el propio contexto mental del observador lo permitan, lo cual coincide  con el plano formal del Arte adulto.

Situando al arte infantil entre lenguaje y arte, el dibujo de los niños participa de ambos y equidista de ambos.

Deja tu comentario

Comentario

2 thoughts on “PEDAGOGÍA INFANTIL: DIBUJO INFANTIL (3)

  1. Bueno sobre lo que he aprendido en la u y con mis experiencia moviéndome desde hace tiempo en esto del arte, el arte según lo que he aprehendido es producto humano, ósea que todos sin excepción hasta los niños son capaces de hacer arte, claro que si, no un arte como el arte de los grandes artista por que ese es y seria para mi el arte en todo su esplendor, pero sin desmeritar el arte infantil que también tiene su dedicación así sean garabatos o trazos, el producto de los niños debería ser tan importante como el de un gran artista, teniendo claro las grandes diferencias que puedan existir.

    • Los niños hasta los 7 años, más o menos, desarrollan capacidades desde una mente nuevecita,
      allí lo que trabaja es una energía aún incontaminada. Si pudiéramos comprender como estructuran
      el sistema de representación que ellos inician, ellos mismos, porque nada los obliga cuando
      lo emprenden….

Deja un comentario