PEDAGOGÍA INFANTIL: DIBUJO INFANTIL (2)

El dibujo Infantil, tanto en la segunda mitad del S. XX como ahora  en la primera quincena del S. XXI, goza  de gran aceptación. 

Montada en hombros de gigantes: V. Lowenfeld, H. Read, R. Kellog, A. Stern, R. Arheim etc.,  Luisa M. Martínez* utiliza el recurso de la Semiótica, ahondando en este sistema de representación  infantil, de una manera original:  se adentra en cómo el niño construye sin ayuda de nada ni de nadie -no sabe aún leer ni escribir- un sistema de representación visual complejo, contando con sus recursos genético-culturales en interacción con el entorno socio-cultural más cercano.

Hay que repasar en el video del documental ,citado anteriormente, de Desmond Morris, los procesos de  construcción  figurativa que el infante  elabora en una lucha titánica y original, si se le proporcionan   recursos  y  atmósfera adecuados para su mente: el interés del adulto que estimula en el niño la representación visual dentro del grupo familiar. El video presenta lo que son capaces los niños de realizar durante los primeros 7 años de edad.

Expondremos con algunos ejemplos  cómo  construyen  significación y todo un sistema completo de representación con procesos universales,  los  niños de cualquier parte del mundo y del mismo ciclo madurativo.

Veamos este hecho sorprendente:

El símbolo icónico de una casa realizado por un niño, aún en su versión más simple, parece mostrar más complejidad que el de una palabra, por ejemplo, CASA, esta no admite su descomposición en términos significativos  más simples C-A-S-A, o bien CA-SA ya que es un símbolo unitario, las letras por sí solas o por sílabas no nos dicen cosa alguna referente al objeto que denotan.

                                 images3XSFPQMT5 años m

Podemos así comprobar el grado de complejidad de un simple esquema figurativo, mientras que los aspectos estructurales de la palabra casa escrita son visualmente irrelevantes y ajenos con respecto a la casa como referente físico. Aparentemente esta verdad puede aplicarse a la casa dibujada ya que presenta en sí misma el concepto casa + todos los detalles que la estructuran y que deben necesariamente integrar la imagen para ser reconocida.

Para mayor facilidad anexamos una casa imaginaria hecha, por adultos, con formas geométricas, para  intuir la cognición geométrica básica que debe adquirir el niño previamente (sin saber leer ni escribir) para dibujar, en este caso una casa.                                                             untitledcasa La serie de unidades estructurales o monogramas  que  conforman la casa dibujada, adquieren sentido sólo en una  relación significativa conjunta. Así si descomponemos la casa anterior en las unidadesque la constituyen:

forma-circulo images+   forma-rectangulo images+forma-triangulo   images+figuras-geometricas-para-colorear-03 images+   untitledtrapecio

 

nos encontraremos en la misma situación que cuando separábamos letras y sílabas, es decir, con unidades no significativas: “La verdad del detalle no es sostenida más que por la verdad del conjunto” Widlocher (1978).  

Dichas unidades visuales solo adquieren sentido en el conjunto total o a la inversa: el significado de las casa dibujada sólo se entiende como resultado de la articulación espacial lógica de las unidades que la integran.   Muy a pesar que los monogramas geométricos de los dibujos se mantienen en una relación clara con la realidad física, las letras  o las sílabas por separado no remiten a ninguna realidad física.                                  

En la evolución genética de la especie humana  el lenguaje de comunicación comenzó con imágenes. El lenguaje escrito a partir de la escritura “cuneiforme”, convencionalizó  la mente del hombre volviéndolo más solidario, menos individual, pero más fácil de domesticar.     

     * Luisa María Martínez García. ARTE y SÍMBOLO en LA INFANCIA. Edit. Octaedro. 2004, Barcelona,España

Deja tu comentario

Comentario

Deja un comentario