COMPRENDER EL DIBUJO INFANTIL (8)

Para que se logre una cierta comprension  del dibujo infantil es imperativo mantener mucho rigor en la manera como los trabajos del niño son seleccionados, clasificados y archivadosEs una tarea descomunal para cual las instituciones educativas carecen del soporte técnico y humano necesario. Como resultado la pedagogía y la didáctica artísticas terminan  privilegiando “el relleno dosificado” y a “la copia de modelos externos” al mundo infantil como las únicas actividades de dibujo artístico infantil válidas.

Por esta razón las tempranas etapas en las que el niño inicia su experimentación del dibujo quedan por fuera de la actividad escolar oficial. Hacia los 3 años, aproximadamente, se inicia el periodo en que el niño comienza a “cerrar formas” a las cuales comienza a dar nombres. He aquí lo importante de una detallada metodología de archivado de dibujos : existe una secuencia invisible que comienza a visibilizarse en esta etapa.

Por ejemplo en el período comprendido entre los 2 y  los 4 tiene lugar el afianzamiento de dos tipos de trazos :

1) Trazados de AGRUPACION

2) Trazados EXPANSIÓN

 

 

Estos dos tipos de manifestaciones  concluirán cuando el niño logra un dominio en el diseño y dibujo de las “nuevas formas de su entorno” recién descubiertas. En este momento el niño asigna nombres a sus dibujos. Aunque el nombre que les asigne algunas veces no coincida con su apariencia, esto desarrolla su capacidad cognitiva puesto que le está buscando sentido a formas inéditas.

Los trazados de agrupación y de expansión, que fácilmente pueden ser advertidos,  se complementan con el tiempo hasta lograr figuraciones reconocibles para él en su imaginación: construcción de un espacio interno donde visualiza imágenes gráficas  como correspondientes a lo que entiende o capta de ellas a su corta edad.

Según las fechas de los rótulos de los dibujos que presentamos, esta niña de 3 1/2 años ha entrado a la étapa de la figuración .

 

 

Hace año y 1/2 desde el garabateo y los barridos empezó a delinear trazos cerrados, y abiertos, ahora construye  rostro, brazos y piernas sin ninguna relación con el contexto externo.

La tarea de relacionar la figura humana con el contexto social que lo rodea tomará más tiempo aún. Debemos con paciencia colectar y datar con fechas y descripciones sucintas los dibujos realizados, hasta empezar a ver los primeros signos de cambios en la relación del niño con su entorno, que se podrá manifestar en trazos en los cuales hay lineas rectas, en la aparición de círculos cerrados y los primeros rostros definidos en sus dibujos.

Es normal el que el niño coloque su nombre o el nombre de las cosas: de muestra la fase de confluencia entre capacidad gráfica y  lecto-escritura. También el cambio adecuado hacia otros materiales generadores de trazos, sirve para obtener resultados sorprendentes tanto para el mismo niño como para los adultos.

 

 

Deja tu comentario

Comentario

Deja un comentario